Poncio Pilatos, imágen secundaria

Fecha:1 junio, 2014 Categoría

Prefecto Poncio Pilatos, hombre encargado de mantener la paz entre los pueblos de su jurisdicción, un territorio dado a continuas revueltas civiles entre judíos fariseos, saduceos, zelotes, samaritanos y herodianos o romanos,  una labor nada fácil encomendada por Roma, pero dispuesta desde arriba para que se cumpliesen los deseos del padre, pues Pilatos no tuvo opción de librar al reo, aún a pesar de los presagiadores sueños de su esposa Claudia Prócula. Poncio Pilatos, a pesar de su rango, mostró una vez más poseer una personalidad débil, invadida por la constante amenaza de una guerra civil que lo sustituyera del cargo, como ocurriría al fin y al cabo mas adelante. Por estos motivos el nuevo Pilatos debía ser  la representación de un hombre poderoso, invadido por la indecisión y la falta de autoridad. Así pues se representa a un Pilatos grueso, propio de un hombre de situación acomodada y; porque no a imagen y semejanza de la corpulencia de nuestros romanos quienes posaron gustosamente. Se le sienta en su sede, al borde del asiento y de lado porque no se siente cómodo con la situación. Se lava las manos como último remedio para evadir responsabilidades, al más puro estilo judío. De tez clara, frágil, clava de reojo su mirada atormentada en el reo, como si estuviera disculpándose con él por dar lugar a la ya inevitable pasión de Cristo.